Cabildo-Digital
2020, año del estrés laboral. No solo de pan vive el hombre

Por RC - viernes, 3 de enero de 2020


2020, año del estrés laboral. No solo de pan vive el hombre

Los problemas emocionales son cada vez más frecuentes en los trabajadores de instituciones y empresas. El año 2016 la Organización Internacional del Trabajo (OIT) inició una cruzada para combatirlos, bajo el lema “El estrés en el trabajo, un reto colectivo”.

Algunas cifras ilustran el problema: de un universo de 100 empleados, 10 beben regularmente, 30 fuman, y 10 han sido víctimas de violencia física o psicológica.

Las personas adictas al alcohol toman 7 veces más licencias por enfermedad que el resto; las fumadoras toman en promedio tres días de licencia adicionales al año por enfermedad; y las víctimas de violencia física y/o psicológica toman un promedio de 7 días de licencia adicionales al año.

Hay que sumar que México es el país miembro de la OCDE donde más horas trabajan al año los empleados, con un total de 2,225, seguido de Costa Rica con 2,212. Alemania es el país donde menos horas se trabaja, 1,363 al año.

Los trabajadores mexicanos están estresados y además pasan muchas más horas que un trabajador de otro país en su centro de trabajo.

Ante esta realidad, la STyPS desarrolló la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención, que tiene como finalidad OBLIGAR a patrones y trabajadores a gestionar entornos organizacionales favorables para el día a día.

Para ello, empresas e instituciones públicas, a partir de 2020 deberán ejecutar 3 acciones:

a). Establecer acciones para la prevención de los factores de riesgo psicosocial que impulsen: el apoyo social (acuerdos con sindicatos y autoridades), la difusión de la información y la capacitación;

b). Disponer de mecanismos seguros y confidenciales para la recepción de quejas por prácticas opuestas al entorno organizacional favorable y para denunciar actos de violencia laboral; y

c). Realizar acciones que promuevan el sentido de pertenencia de los trabajadores a la organización; la capacitación para la adecuada realización de las tareas encomendadas; la definición precisa de responsabilidades para los miembros de la organización; la participación proactiva y comunicación entre sus integrantes; la distribución adecuada de cargas de trabajo, con jornadas laborales regulares conforme a la Ley Federal del Trabajo, y la evaluación y el reconocimiento del desempeño.

Al tratarse de una disposición obligatoria, existe un mecanismo de multas establecidas por la autoridad laboral que va desde 50 hasta 5,000 UMAS, dependiendo de la gravedad del incumplimiento.

El gran reto para los empleadores es determinar cuáles son los factores de riesgo que están causando estrés DENTRO del centro de trabajo, separando aquellos factores personales (riesgos psicosociales), que aunque repercuten en el desempeño, son atribuidos a causas ajenas. 

Esta disposición de avanzada, nos confirma el adagio popular que hemos escuchado desde pequeños: NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE.