Cabildo-Digital
Autonomía del INE en alerta

Por PV - domingo, 24 de noviembre de 2019


Autonomía del INE en alerta

El pasado 6 de noviembre, el coordinador de la mesa electoral en la Cámara de Diputados Federal, Sergio Gutiérrez Luna, presentó una iniciativa de modificación al artículo 41 constitucional, de tal manera que se propone reducir el periodo de mandato del consejero presidente del INE de 9 a 3 años. La principal consecuencia sería que la presidencia del INE correría el riesgo de depender del grupo político dominante en la Cámara de Diputados (Morena), el cual podría designar a 4 de los 11 consejeros del INE. La amenaza es que el INE perdería la autonomía como organismo responsable de organizar y arbitrar las elecciones.

Si esta iniciativa es aprobada, el actual consejero presidente, Lorenzo Córdova, tendría que dejar su puesto el siguiente año, lo que enrarecería el ambiente electoral antes de la elección intermedia de 2021. 

La pregunta elemental, ¿es necesaria esta reforma?. En mi opinión, no es ni necesaria, ni pertinente para el estado actual de la política electoral del país. El INE se ha ganado ser un árbitro electoral respetado por las diferentes fuerzas políticas en el país, así como de gozar de credibilidad y legitimidad en la opinión pública mexicana. 

Con su actual denominación, han llevado a cabo cientos de procesos electorales; entre ellos presidenciales, 36 gubernaturas, 63 procesos para renovar congresos locales y 97 ayuntamientos; dando como resultado una alternancia partidista del 60 por ciento, dando cuenta que el órgano regulador de las elecciones cuenta con autonomía, es decir, que en sus decisiones y procesos no intervienen los intereses de quienes ostentan el poder.

Por ello, la propuesta de reducir el periodo en el INE sería un error, y un atentado en contra de los organismos autónomos, y en consecuencia pondría en riesgo los contrapesos necesarios para garantizar las condiciones de equidad, competencia y alternancia política electoral. 

Hay que destacar que esta propuesta es de un diputado de Morena, pero no ha sido consensado como fracción parlamentaria, lo que revela el bajo grado de cohesión y disciplina partidista de Morena lo cual parece natural considerando su reciente creación, sin embargo este tipo de iniciativas meten ruido innecesario al ambiente político. 

Esta iniciativa se da en el contexto de una probable reducción al presupuesto de los partidos políticos, y al presupuesto solicitado por el INE para el próximo año para realizar tareas sustantivas y procedimentales de cara al proceso electoral en 2020 y 2021. Limitarlo resta poder de organización y desarrollo de la próxima jornada electoral.

Intervenir en la gestión del INE a partir de esta iniciativa amenaza la estabilidad de la democracia mexicana y sus elecciones; así como la legitimidad de los poderes electos tal como lo subrayo el actual Presidente del INE. Dicha iniciativa mete ruido innecesario al ambiente político de cara a la elección intermedia en 20121. Cuidar la autonomía del INE no es un tema menor, se trata de defender los principios de imparcialidad, transparencia y objetividad sobre los que se orienta el rol del árbitro electoral, y un espacio común para dirimir institucionalmente la lucha por el poder político.